Climatización

 

¿Quieres instalar aire acondicionado en casa? O un sistema de climatización completo para tu hogar, segunda vivienda o negocio.

Equipos de climatización splits o multi-splits, aire acondicionado por conductos, con fan coils,…existen múltiples opciones para climatizar una vivienda o local y se debe de elegir el sistema que más se adecue a nuestras necesidades.


Potencia térmica y potencia eléctrica

Es conveniente explicar la diferencia entre potencia térmica y potencia eléctrica así como explicar las unidades de medida que se suelen usar para referirse a la potencia del aparato. La potencia térmica se refiere a la capacidad de refrigeración (o  calefacción) del equipo, la potencia eléctrica mide el consumo eléctrico que se produce.  La potencia eléctrica es menor a la potencia térmica, ya que esta sería como la potencia máxima que puede alcanzar el equipo a la hora de refrigerar. La potencia eléctrica viene expresada en kW o kilowatios y la unidad de la potencia térmica es la kilocaloría o kc, también conocida como frigoría.

La frigoría es la unidad de medida para sistemas de refrigeración y aire acondicionado y sirve para expresar la potencia, normalmente, se suele hacer en frigorías/hora.

En muchos equipos aparece el BTU, una medida británica referente a British Thermal Unit: unidad térmica británica, que equivale a 0,252 kcal, o sea que una frigoría (o kilocaloría) equivale a unas 4 BTU.

Watios, frigorías, BTUS,..calcular la potencia que necesita nuestro aire acondicionado se puede convertir en un verdadero via crucis, te recomendamos seguir leyendo para disipar tus dudas y conocer qué potencia necesita tu aire acondicionado para funcionar de forma eficiente.

 

Instalar aire acondicionado

A la hora de instalar aire acondicionado en casa es importante hacer el cálculo de frigorías por metro cuadrado para conocer qué potencia de refrigeración necesitaremos. Os ofrecemos esta tabla orientativa que resume la potencia que puede necesitar un espacio de entre 30 y 60 metros cuadrados.

Cálculo de frigorías por metro cuadrado

En caso de habitaciones muy soleadas o áticos se deben incrementar estos valores en un 15%. Si existen fuentes de calor (por ejemplo, la cocina) hay que aumentar la potencia en 1 Kw.

Para realizar la conversión de watios a frigorías hay que multiplicar los watios de potencia del equipo por 0,86.

A modo resumen, decir que para hacer el cálculo de frigorías se utiliza como base del cálculo unas 100 frigorías por metro cuadrado. Así, un recinto de 40 m2 necesitará un aparato de 4.000 frigorías; Un espacio de 60 metros cuadrados, un sistema de 6.000 frigorías, y así sucesivamente. Para fomentar una mayor eficiencia energética, se puede hacer el cálculo de frigorías multiplicando en vez de por 100, por 50, ya que características como la tecnología inverter en los equipos de aire acondicionado ayudan a enfriar progresivamente los locales y viviendas sin necesidad de usar tantas frigorías por metro cuadrado.

Un aire acondicionado con tecnología inverter evita los constantes encendidos y apagados del aparato favoreciendo un uso más eficiente del mismo. 

Si el recinto tiene una gran carga térmica por disponer de una gran superficie acristalada o por el color oscuro de la pared exterior que absorbe más radiación o el recinto está en una zona calurosa, etc., se recomienda incrementar la base del cálculo de 100 a 130 frigorías metro cuadrado.

Otra opción para calcular las frigorías de aire acondicionado que necesitamos es multiplicar los metros cúbicos de la estancia por 50. Para saber cuántos metros cúbicos tiene una habitación tenemos que multiplicar los metros cuadrados por la altura de la misma.

Por ejemplo:

Una habitación de 20 m2 por una altura de 2,5 m2 resulta una estancia de 50 m3. Y las frigorías: 50 m3 X 50 = 2.500 frigorías

Qué sistema de aire acondicionado elegir

Portátil, Equipo de climatización o sistema centralizado. Una vez que sabemos cuántos metros queremos climatizar, el segundo paso es optar por un sistema de aire acondicionado adecuado. Nuestras recomendaciones:

  • Sin instalación: Si no quieres complicaciones, puedes optar por el aire acondicionado portátil. Sólo para espacios no más grandes de 30 m2.

No necesita obra, pero también es más ruidoso y menos eficiente que un climatizador y no siempre es más barato.

  • Con instalación: Si es un espacio pequeño o una sola habitación, opta por un equipo de aire acondicionado, que consta de una unidad interior y otra exterior y debe ser instalada por un profesional.
  • Instalación centralizada: Si necesitas climatizar diferentes habitaciones de una vivienda la mejor opción es un sistema centralizado de aire acondicionado, formado por una unidad exterior y varias unidades interiores, que pueden ser splits, conductos, cassetes y consolas a través de las que se pueden climatizar las diferentes estancias. Una opción ideal para viviendas y locales comerciales con diferentes necesidades de climatización.

Sistema eficiente

Se ha de optar por un sistema eficiente, con clasificación energética alta de tipo A+.  La entrada en vigor de la directiva de Ecodiseño y Etiquetado Energético obliga a fabricar equipos de mayor eficiencia energética y mejor comportamiento ambiental para progresivamente ir retirando los equipos que generan más emisiones de gases de efecto invernadero.

Todos los productos cuentan con una etiqueta energética en la que se puede consultar la clasificación energética, el consumo anual de energía en Kw/h al año, el nivel de potencia acústica en dB –decibelios-, así como todos los datos relativos a la fabricación del producto y a los niveles de eficiencia energética del producto.

Importante que incorpore tecnología inverter, diferentes funcionalidades, opciones de programación mediante termostato, zonificación por zonas en caso de ser un sistema centralizado de aire acondicionado…