Ventilaciones

 

La finalidad de estos sistemas de ventilación es conseguir un ambiente agradable gracias a un sistema de ventilación de bajo consumo.

Los sistemas de ventilación también ofrecen un mayor nivel de confort al usuario. Las instalaciones modernas aseguran la calidad óptima del aire y un ambiente agradable, junto con un excelente aislamiento acústico. Otras ventajas son el alto nivel de higiene, la reducción de contaminantes, así como la protección contra el polen, ácaros y moho.

La información técnica a tener en cuenta, va desde el caudal del ventilador, los diversos tipos de presión o fuerzas que puede soportar un ventilador (estática, dinámica y total), potencia instalada y absorbida, tablas de niveles sonoros en función de la distancia, etc.

 

En los sistemas de ventilación mecánicos se distingue entre ventilación descentralizada y centralizada con y sin recuperación de calor.

 

Ventilación descentralizada de estancias individuales

 

Esta es la solución más flexible: en una unidad de vivienda se distribuyen varios equipos de ventilación descentralizados. En este caso, se puede prescindir de un sistema centralizado de distribución del aire.

 

Sistema de salida de aire centralizado sin recuperación de calor

 

El aire de salida de cocinas y baños se aspira a través de un ventilador central. El aire de entrada frío fluye a través de unas válvulas de aire exterior en la pared exterior de las habitaciones.

Lo importante es el sentido del flujo correcto: el aire se aspira de la sala de estar, los dormitorios y las habitaciones infantiles en dirección a las estancias húmedas (cocina, baño, lavadero). El aire exterior suministrado se calienta a través del sistema de calefacción existente. Para este fin no se necesita obligatoriamente un sistema de distribución de aire.

 

Sistema de ventilación centralizado con recuperador de calor

 

Los equipos centrales de entrada y salida de aire funcionan únicamente en combinación con un sistemade distribución de aire: mientras un ventilador introduce el aire exterior al interior del edificio, otro ventilador aspira el aire de salida caliente de las habitaciones.

A través del intercambiador de calor se asegura que el calor del aire de salida se transmite al aire exterior entrante. De esta manera se recupera hasta el 90% del calor y se utiliza para calentar el aire exterior. Como resultado, se puede ahorrar hasta el 50% de la energía de calefacción.

Sistema de salida de aire centralizado con bomba de calor de agua para la recuperación de calor

 

En este sistema, la instalación de ventilación se combina con una bomba de calor para el suministro de agua caliente y calefacción: el aire de salida fluye por la bomba de calor. Un agente refrigerante retira del caudal de aire de salida una gran parte de la energía térmica y se evapora en el proceso. A continuación, el agente refrigerante se comprime en un compresor para permitir la transmisión de la energía térmica acumulada al agua sanitaria. También en este caso es posible realizar una variante de sistema con apoyo de calefacción.

Fegeca-reducción-pérdidas-calor

 

La casa de bajo consumo

 

En una casa de bajo consumo, la demanda de calor queda fuertemente reducida desde el principio gracias a su construcción y su buen aislamiento. Lo mismo ocurre en el caso de rehabilitaciones y modernizaciones donde se cambian las ventanas y se aplica un aislamiento adicional.

La ventilación tiene una gran importancia en la construcción y en la rehabilitación de edificios antiguos: la construcción de envolventes cada vez más herméticas provocan que el efecto de la humedad prácticamente no se pueda evacuar de manera natural; además, con el cambio de aire por filtraciones restante ya no es posible garantizar una alta calidad del aire.

 

Tan sólo los sistemas de ventilación de viviendas aseguran un cambio de aire suficiente. Al mismo tiempo reducen el consumo energético y los gastos de calefacción a través de la reducción adicional de las pérdidas de calor por aireación.

 

Fegeca aumentar el confort